¿Cómo hacer una entrevista de trabajo por videoconferencia?

¿Cómo hacer una entrevista de trabajo por videoconferencia?

Algunas empresas ya utilizaban este medio para entrevistar a posibles candidatos pero, sobre todo, cuando se trataba de personas que están en otros países, o en los casos en los que un tercero que tiene que intervenir no puede hacerlo de forma presencial, etc. pero, en ningún caso de forma habitual. 

Como venimos diciendo en otros artículos, la pandemia del COVID-19 ha cambiado la forma en la que nos relacionamos, también en el ámbito laboral y a la hora de buscar trabajo. En estos momentos, es cada vez más frecuente que los reclutadores opten por hacer la entrevista de forma remota, por videoconferencia, para evitar riesgos a nivel sanitario pero, también por agilidad. En algunos casos, por ejemplo,  si la persona que se quiere entrevistar está trabajando, es más sencillo encontrar hueco incluso de un día para otro. 

Los procesos de selección han cambiado y familiarizarse con estos nuevos modelos es importante para mejorar la empleabilidad. Este formato tiene sus ventajas y sus inconvenientes y es necesario prepararlo bien y poner atención en los aspectos más particulares que requieren. 

¿Qué aspectos debemos cuidar antes y durante la entrevista online? 

Esperar el  turno en una sala de reuniones nervioso/a, repasar mentalmente lo que queremos decir, sujetar con fuerza el curriculum para que no se caiga, mover el pie de forma repetida, etc. son escenas típicas que se dan antes de entrar a una entrevista laboral presencial. En una entrevista virtual el formato cambia, pero, no debemos olvidar que sigue siendo igual de importante preparar todo bien de antemano y sentirse seguro/a (investigar a la empresa, el puesto al que aspiramos, puntos fuertes y competencias, etc.) para tener éxito. 

Linkedin por ejemplo, lanzó el año pasado una función que ayuda a preparar este tipo de entrevistas por videoconferencia.  Algo muy útil para trabajar la incertidumbre e inseguridad que puede despertar esta tipología. La herramienta se llama «Preparación para entrevistas» y se encuentra disponible en la sección de «Empleos» de Linkedin. Permite a los candidatos preparar las preguntas más frecuentes a las que pueden enfrentar y responderlas de forma adecuada ante la cámara, ofreciendo consejos de profesionales y expertos en recursos humanos.

Por otro lado, también es recomendable grabar con los métodos más tradicionales la entrevista para después ver cómo hemos actuado y analizar los puntos de mejora. 

A continuación algunos consejos para ayudar a prepararla:

  • Comprobar que todo funciona bien

Es fundamental realizar pruebas previamente para comprobar que no haya problemas técnicos durante la sesión. 

    • Conexión: Una mala conexión puede hacer que todo se complique y se interrumpa el ritmo de la entrevista y que se pierda el hilo de la conversación. Para que los nervios no jueguen una mala pasada lo mejor es conectarse desde un lugar seguro y confiable.
    • Audio: Comprobar que el micrófono funciona correctamente. Es recomendable utilizar auriculares para evitar ruidos, etc.
    • Vídeo: La cámara también es muy importante por lo que es necesario limpiarla previamente, comprobar que funciona y que la calidad de la imagen es óptima. Ajustar la distancia con respecto a la pantalla, el plano, para que no se te vea ni muy lejos ni muy cerca.
  • Cuidar el entorno

En el caso de las entrevistas online, el escenario lo elegimos cada uno de nosotros/as. Aunque no sea el factor más determinante a la hora de la elección, es importante buscar un espacio ordenado, bien iluminado y alejado de ruidos. También suele ser recomendable optar por un fondo neutro sin muchos elementos que puedan distraer la atención de la persona que nos realizará la entrevista. 

  • Cuidar la Imagen que transmitimos

Tener en cuenta el tipo de puesto para el que estamos haciendo la entrevista y vestir acorde con él. Aunque no estemos de forma presencial, es importante cuidar la imagen que transmitimos, porque como bien dice el refrán “una imagen vale más que mil palabras”.

  • Evitar las distracciones

Muy importante centrar la atención en la entrevista y evitar cualquier elemento que pueda distraernos; llamadas, mensajes, correos electrónicos, etc. También es importante que si compartimos piso con familia/amigos avisemos para que no molesten en el momento de la entrevista. 

  • Cuidar el lenguaje no verbal

El lenguaje no verbal puede decir de nosotros mucho más de lo que creemos. Es importante que esté en sintonía con lo que estemos queriendo comunicar (sonreír, gestor que demuestren interés, etc.)

  • Respetar los turnos de palabra

Muy importante en cualquier tipo de entrevista pero, en estos medios de comunicación es aún más necesario ya que las cuestiones técnicas pueden hacer que existan desfases de tiempo. Tener paciencia y esperar a que la otra persona termine de hablar es muy importante para conseguir que exista una conversación fluida y sin interrupciones. 

  • Mantener contacto visual mirando a la cámara

En cualquier tipo de entrevista es muy importante mirar a los ojos a la persona que realiza las preguntas ya que demuestra interés. En este medio es algo más complejo saber cómo hacerlo por eso se recomienda fijar la mirada en la parte superior de la pantalla, cerca de la cámara. 

 

Desde Cebek Digital ofrecemos una amplia formación en esta y otras temáticas relacionadas con las nuevas tendencias en cuanto a digitalización y el área de personas. Además, puedes consultar la entrevista realizada a Ana Arenaza, responsable de desarrollo de talento & RSC en Ibermática. Conversamos con ella sobre los retos que se han planteado a las empresas en el ámbito de recursos humanos y cómo pasar los procesos de reclutamiento, onboarding y aprendizaje a un escenario no presencial.

 

Webinars y videoconferencias

Tiempos de videoconferencias

Parece lejano el tiempo en el que nos reuníamos en las empresas presencialmente todas las semanas, o visitabamos algún cliente, o incluso nos visitaban por sorpresa… estar en una sala de reuniones rodeado o rodeada de personas ahora mismo, incluso nos daría cierta sensación de “claustrofobia”. La inseguridad que ello nos provoca y la necesidad de mantener las distancias, ha hecho que las videoconferencias (también llamadas webinars) estén ganando terreno. Está claro que no sustituyen las relaciones personales pero, han demostrado estar a la altura cuando se han necesitado. Es verdad también, que ahora mismo estamos algo saturados y saturadas en general pero, es probable que también haya aprendizajes de todo esto y las videoconferencias en una futuro no tan lejano, sean también parte de la normalidad y sustituyan algunas situaciones anteriores (favorecer el teletrabajo, disminuir los viajes, reuniones interdepartamentales, seguimiento a clientes, etc.).

Las reuniones pueden ser un arma efectiva de un equipo de trabajo o una pérdida absoluta de tiempo y productividad. Para evitar esto segundo la clave es entender que existen muchas otras formas de comunicar información: por ejemplo enviando un mail informativo (bien redactado). Si aún así, consideramos que sigue siendo necesario mantener una reunión, debemos asegurarnos de que merece la pena y la hemos organizado bien.

El reto de organizar reuniones de trabajo efectivas se vuelve aún mayor en el contexto digital. Es importante recordar que para mantener reuniones síncronas, eficaces, por videoconferencia es necesario que los equipos de trabajo adquieran competencias digitales y sobre todo cuiden mucho la comunicación. No es lo mismo tener a las personas cerca y que puedan percibir nuestra comunicación no verbal o que por ejemplo, en una reunión por videoconferencia, optemos por apagar la cámara, que se perderían este tipo de señales.

¿Te sientes cómodo en este tipo de medios? A continuación presentamos algunos consejos que ayudarán a que las reuniones en remoto sean exitosas y productivas:

  • Escoger la plataforma/herramienta adecuada para nuestra empresa
    Existen muchas opciones actualmente. Lo más importante es que sea la herramienta que se adecue a los objetivos de nuestra empresa, sus circunstancias, requerimientos y habilidades de las personas que habitualmente la vayan a utilizar. Una vez elegida la plataforma adecuada, debemos conocerla para poder explotar todas sus opciones. Debemos pensar herramientas fiables, sostenibles en el tiempo y fáciles de usar por el equipo.
  • Asegurar que todo lo relativo a la conectividad y la tecnología está controlado
    Lo más importante siempre es sentirse seguro o segura con el medio. Para evitar todos los inconvenientes que pueden retrasar la reunión o dar una mala imagen de cara al cliente/colaborador, es imprescindible revisar que la conectividad funciona correctamente y que todo el mundo conoce los requisitos técnicos (tener cámara, preferiblemente micrófono y auriculares, buena conexión a internet, plugins o software adicionales en algunos casos, etc.) para acceder a la videoconferencia (es posible también tener preparado una guía o manual de uso y haberlo enviado con anterioridad a todas las partes).
  • Tener cuidado con la seguridad y privacidad
    Es importante ser conscientes y revisar que las personas que han accedido a la reunión son aquellas que han sido invitadas y se las ha enviado el enlace para ello. Además, es muy importante tener en cuenta qué mostramos a la hora de compartir pantalla por ejemplo. Un consejo práctico suele ser, cerrar pestañas y otras aplicaciones o documentos que estemos previamente utilizando antes de entrar en una reunión.
  • Planificar la reunión
    Teniendo en cuenta que mantener la atención y el interés durante mucho tiempo a través de un entorno digital está comprobado que es más complicado que cuando lo hacemos persona, es importante intentar que sean lo más breve posible.
    En las reuniones presenciales es muy importante cuidar la planificación pero, en el entorno online, es mucho más evidente y necesario cuidar todos estos aspectos. Marcar un orden del día (enviarlo previamente), enviar la documentación que se presentará con antelación (o cualquier otra lectura previa), explicar cuales son las formas de participar y pedir el turno (para no sentirse “invisibles”), fijar un orden de participación, quién hará de moderador, etc.
    No olvidemos que la puntualidad sigue siendo muy importante y necesaria. Un detalle que puede ayudar a la puntualidad y correcto inicio de la sesión por todos los usuarios, es enviar invitación a la agenda con el enlace a la videoconferencia.
  • “Humanizar” las reuniones
    Es muy importante intentar generar un buen clima, tanto cuando se trata de reuniones internas o con personas externas a la organización. Una buena práctica es saludar al inicio y preguntar a los participantes qué tal están, que se presenten al resto, etc. (importante tener en cuenta que cuando no se participa es recomendable tener el micrófono silenciado y recordárselo a los participantes). Por último, como ya hemos dicho anteriormente, el uso de la cámara en este contexto es clave. Es la forma que tiene el equipo no solo de verse, si no también de generar conexión, confianza y cercanía (es deseable que la cámara no solo enfoque a la cara, sino también a parte del torso).

La pregunta del millón ahora es si este boom de las videollamadas ha llegado para quedarse o no. Consulta la formación que ponemos a tu alcance desde Cebek Digital para estar preparado y preparada para éste y otros retos.